Bagubra. Revista de literaturas y pensamientos latinoamericanos desde Valparaíso es una publicación vinculada a los programas de postgrado en Literatura de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (PUCV), en cuya elaboración participamos tanto integrantes de los antedichos programas de estudio como personas ajenas a ellos. Su antecedente directo se halla en PosLit. Revista electrónica de literaturas y pensamientos latinoamericanos, proyecto iniciado por estudiantes del Doctorado en Literatura que nosotros hemos querido reanudar dada la falta de un espacio concreto donde visibilizar nuestras investigaciones.

El nombre de pila de la revista (“Bagubra”, cuyo significado es “librero, que vende libros usados o nuevos”) guarda estrecha relación con la localización que expresa el complemento final del subtítulo de la misma (“desde Valparaíso”). Al tomar un término perteneciente al léxico porteño pretendemos dar valor a esa situación, mas sin perder de vista, por cierto, que no basta con acusar un emplazamiento geográfico para producir conocimientos y/o discursos críticos diferenciados. Como bien lo señala Hugo Achugar: “Precisar el lugar desde donde se habla no implica exclusivamente una determinación geográfico-cultural. Precisar el lugar es determinar la posición del sujeto y el modo de la enunciación” (26). En este sentido, la transacción comercial que involucra la venta de libros —el oficio del bagubra— queremos entenderla simbólicamente como una puesta en circulación de aquellos temas, problemas y objetos de investigación que aún no poseen un reconocimiento patente en las agendas de la academia nacional y, también, como la manifestación de una cierta marginalidad respecto de esta misma institución, posicionándonos, a la vez, dentro y fuera suyo. Claro que no se trata de una ubicación intermedia o intermediaria, sino que de la asunción de una militancia heterogénea que —creemos— nos permite mirar los hechos desde los centros y desde las periferias. “Mirar desde afuera sirve, mirar desde adentro también. Lo que no sirve —concluimos nuevamente con Achugar— es mirar sólo desde afuera o sólo desde la aldea” (28).

Fundados en estos supuestos es que nos atrevemos a pluralizar las categorías de “literatura”, “pensamiento” y “América Latina”, pues dada la existencia (y coexistencia) de diversos centros y periferias sería absurdo admitir sólo una manera de concebir lo literario, sólo una forma de pensar y sólo un modo de comprender y vivir América Latina.

Si juzgamos la literatura —siguiendo a Antonio Cornejo Polar (9-10)— como una producción social y como un signo que, valga la redundancia, significa en la medida en que es puesto en relación con factores de orden extratextual, lo literario no deviene una condición ontológica de determinadas prácticas sociales sino una cualidad dependiente de la función que éstas desempeñan en su correlación con otras esferas del proceso social total. El paso del singular al plural resulta entonces, desde esta perspectiva, casi una obviedad.

Por otro lado —según la propuesta de José Gaos (27)—, entendemos por pensamiento aquella operación intelectual enraizada en circunstancias históricas concretas, circunstancias que determinan de alguna manera su configuración pero en relación con las cuales tal operación es igualmente productiva. En consecuencia, no hay un único pensamiento sino distintos pensamientos actuantes a partir de y sobre distintas realidades históricas.

Finalmente, es necesario aclarar que la recurrencia al concepto latinoamericano no intenta ser una reducción del mismo a una mera entidad geográfica ni mucho menos a un impersonal objeto de estudio. Respecto a esto último, con Ricardo Salas Astraín podemos decir que el énfasis dado a lo latinoamericano no tiene que ver con “el solo hecho de nacer o vivir en América Latina, sino […] destacar una intencionalidad epistemológica que tiene, en este marco geocultural, el anclaje vital de sus preocupaciones”. Latinoamérica ya no es —en palabras de Walter Mignolo (Historias locales 31)— un “lugar de estudio” sino un “lugar de pensamiento” en la medida en que interpreta la descolonización como motor de su propio pensar y no como objeto a examinar. Con respecto a lo primero, en tanto, pensamos que, más allá de su unificación bajo unos límites espaciales y de las historias comunes de colonialismo y colonialidad que los ligan, los pueblos que integran el subcontinente latinoamericano no pueden ser considerados como una sola gran unidad cultural. La inclusión dentro suyo de las áreas indígenas, de la América de habla hispana, del Brasil, del Caribe francés, inglés y holandés, de la provincia de Québec, en Canadá, y de los universos transculturales formados al interior de las naciones anglosajonas del continente, como las minorías hispánicas en Estados Unidos, da cuenta de que “América Latina es una construcción múltiple, plural y variable y, por tanto, problemática” (Coutinho 256, nota 1). En este sentido, problemático es también referirse a una única Latinoamérica; más conveniente sería asumir esa heteronimia de que habla Ana Pizarro (23-24), la cual pone en evidencia nuestra escisión, por una parte, y nuestro mutuo desconocimiento, por otra. De ahí, además, la importancia de encarar a esta heterogénea América Latina “desde Valparaíso”, pues éste también puede ser tenido como un “lugar de pensamiento” cruzado por genuinas “historias locales […] productoras de conocimientos que desafían, sustituyen y desplazan las historias y epistemologías globales” (Mignolo 2008, en línea).

Para culminar, cabe indicar que Bagubra tendrá una periodización cuatrimestral y su formato será monográfico. De esta forma pensamos evitar la burocracia de que cada número termine convirtiéndose en una colección dispersa de ensayos, artículos y reseñas, para dar paso, por medio de investigaciones monotemáticas, a un desarrollo más específico de cada problemática seleccionada.

Bibliografía

Achugar, Hugo. La biblioteca en ruinas. Reflexiones culturales desde la periferia. Montevideo: Trilce, 1994.

Cornejo Polar, Antonio (et al.). “La crítica literaria, hoy”. Texto Crítico, n° 6 (enero-abril 1977): 6-36. En línea:

http://cdigital.uv.mx/handle/123456789/6765 [Recuperado el 22 de mayo de 2012].

Coutinho, Eduardo. “La literatura comparada en América Latina: Sentido y función”. Voz Y Escritura. Revista De Estudios Literarios, nº 14 (enero-diciembre 2004): 237-258.

Gaos, José. El pensamiento hispanoamericano. Obras completas. Buenos Aires: Emecé, 1993.

Mignolo, Walter. Historias locales/diseños globales. Colonialidad, conocimientos subalternos y pensamiento fronterizo. Traducción de Juan María López de Sa y Madariaga y Cristina Vega Solís. Madrid: Akal, 2003.

Mignolo, Walter. “Posoccidentalismo: el argumento desde América Latina”. Teorías sin disciplinas. Santiago Castro-Gómez y Eduardo Mendieta (eds.). México: Porrúa, 2008. En línea:

http://www.ensayistas.org/critica/teoria/castro/mignolo.htm [Recuperado el 16 de junio de 2012].

Pizarro, Ana. El sur y los trópicos. Ensayos de cultura latinoamericana. Alicante: Universidad de Alicante, 2004.